Sábado, 11 Marzo 2017 00:00

Impuestos y eliminación de subsidios

 

Daniel B. Mina*

En días recientes se ha debatido en la prensa nacional el tema de la muerte del hipopótamo Gustavito, ejemplo de los graves problemas que afectan a nuestro país y de una manera u otra vinculado al tema de inseguridad; pero lo cierto es que el acontecimiento ha prácticamente, borrado del análisis nacional, otro tema que por su relevancia consideramos de mayor trascendencia: los impuestos y la eliminación progresiva de los subsidios.

El alza progresiva en los impuestos y la eliminación de los subsidios ha venido a desmejorar la situación de crisis de la sociedad. Son más de 20 nuevos impuestos desde el 2009 a la fecha que ha efectuado los llamados "gobiernos de izquierda", e incluso se ha utilizado; el argumento de que es en “beneficio de la población más necesitada”. Iniciaron en el 2009 con el impuesto del 2.5 % sobre los intereses de depósitos, le siguió el 20 % sobre intereses de préstamos, inversiones y otras transacciones financieras. En el 2015 se implementó el 5% a la factura de toda adquisición de servicios y bienes de telecomunicaciones en todas sus modalidades, lo cual al final se cargó a la factura del consumidor final, sólo por citar algunos ejemplos.

Todos los impuestos, incluyendo aquellos que en teoría iban destinados a los que adquieren mayores ganancias, como el 10% sobre ganancias de capital por las ventas de inmuebles, o la retención y pago de hasta 5 % sobre utilidades distribuidas a accionistas, todos han impactado negativamente a los sectores más necesitados del país.

Se inicia el año 2017, y se anuncia la eliminación del subsidio a más de 150 mil familias, medida que ha generado, un incremento de más del 40% en el costo en la factura de luz eléctrica en las familias de más bajos ingresos. Penosa la justificación de un funcionario de gobierno al querer argumentar la supresión del subsidio con la triste frase de que, la medida obedece a que se trata de “estimular a la gente para que implemente medidas de ahorro energético”.

Parece más fácil cargar con más impuestos al pueblo pobre salvadoreño y aplicar medidas de corte neoliberal tipo Fondo Monetario Internacional, que recaudar los más de 1600 millones de dólares que evaden los grandes contribuyentes, o combatir la corrupción generalizada que escandalizada a todos. Es más fácil cargar con impuestos regresivos a los pobres, que realizar una reforma tributaria para recuperar la evasión y frenar la elusión de las poderosas y millonarias empresas del país.

Los ricos tienen los grandes oligopolios mediáticos y los supuestos tanques de pensamiento (FUSADES, ANEP y otros) que cuando sienten afectados sus intereses, enseguida arman la gran campaña; ¿pero si el gobierno, que se dice de izquierda implementa impuestos y elimina subsidios, afectando a los más necesitados, les vamos a seguir llamando de “izquierda”?

Cese la espiral de impuestos y eliminación de subsidios que compromete el futuro del pueblo salvadoreño, que los impuestos se dirijan a recaudar de los ricos y poderosos que no pagan y evaden los impuestos, estos son los que deben contribuir más, no los sectores medios y populares que pagan sus impuestos y que están siendo afectados de la manera más abusiva y perversa.


* Investigador y colaborador de la Universidad Luterana Salvadoreña

Visto 540 veces Modificado por última vez en Martes, 14 Marzo 2017 21:20