Martes, 05 Febrero 2019 00:00

El pueblo salvadoreño rompe la hegemonía de ARENA y el FMLN

 


David Quintana*


    Los resultados preliminares emitidos por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), indican que Nayib Armando Bukele Ortez, con un 99.94% de las actas procesadas, de manera contundente, se convierte en el presidente electo de El Salvador, de cara a los próximos 5 años, luego de resultar ganador en las elecciones del pasado 3 de febrero de 2019, rompiendo así, con la hegemonía político-partidista desarrollada por el FMLN y ARENA, durante los últimos 30 años en la historia de El Salvador.


    Acorde a lo expresado por el TSE, el partido GANA, alcanzó un 53%, la coalición ARENA-PCN-PDC-DC el 32%, FMLN 14% y VAMOS menos del 1% de los votos válidos, de la pasada elección presidencial. Al respecto, resulta necesario cuestionarse ¿Qué mensaje envió la población salvadoreña a los partidos políticos?, y ¿Cuáles debiesen ser las lecciones aprendidas?


    En virtud de la primera interrogante, comprender el mensaje de la población salvadoreña, implica analizar, por una parte el descontento y rechazo de la población salvadoreña a los dos partidos mayoritarios, situación que ya lo expresaban diversas encuestas, antes de las elecciones del 3 de Febrero y que se confirmaron en la ejecución de las mismas. Este afamado mensaje de “descontento y rechazo” hacia los partidos políticos en general y en particular hacia ARENA y el FMLN, quedó demostrado con una reducción significativa de votos y al mismo tiempo con un alto nivel ausentismo, tanto en las elecciones Legislativas y Municipales de 2018, así como también en las Presidenciales de 2019.


    Las últimas elecciones, indican que, en 2018, el pueblo salvadoreño empezó por expulsar al FMLN de las alcaldías, de la Asamblea Legislativa y hoy en 2019, termina por sacarlo de la Presidencia. ARENA, por su parte, ha recibido prácticamente el mismo mensaje, ganaron en 2018 “con menos votos,” gracias  a que el FMLN recibió el “voto de castigo.” Y en 2019, solo alcanzaron un 32% de la votación, dejándolos con “el consuelo” de ser en la actualidad el principal partido de oposición. En esencia, el mensaje enviado en el saber popular puede interpretarse como “el pueblo no quiere al FMLN pero tampoco el regreso de ARENA”


    En consecuencia, las lecciones aprendidas, a partir de los resultados electorales, es que es necesario a corto, mediano y largo plazo, revertir la creciente decadencia de la política-partidista salvadoreña, su forma de hacer política, una política que es la misma de siempre con una población que ya no es la misma de 5 o 10 años atrás. En este sentido, los partidos políticos deben evolucionar en su estructura, su contacto con la población, trabajar con y para la gente. El pueblo ha sido históricamente olvidado, y lo que exige a los partidos políticos es: transparencia, mejores servidores públicos, luchar y servir a los intereses del pueblo, cese a la corrupción, buenas prácticas, inclusión y representación dentro y fuera del país.

 

Referencias bibliográficas:


Tribunal Supremo Electoral (TSE) Recuperado de: https://eleccion2019.tse.gob.sv/ consultado el 4 de Febrero de 2019.


El Diario de Hoy: Recuperado de: https://www.elsalvador.com/noticias/nacional/463049/el-fmln-perdio-20-alcaldias/ consultado el 4 de Febrero de 2019


* Investigador y catedrático de la Universidad Luterana Salvadoreña

Visto 169 veces