Lunes, 19 Junio 2017 00:00

Rol del docente universitario en el proceso de aprendizaje

Mauricio Manzano*

La realidad educativa actual es distinta a la realidad de algunas décadas pasadas, hasta hace pocos años los cambios eran más pausados, los paradigmas tenían formas más estables en el tiempo. Sin embargo, en la actualidad vivimos una realidad fluida, dinámica, con cambios permanentes, vivimos una sociedad liquida que afecta el significado de la educación (Bauman, Simón, 2007).

La realidad podemos definirla como un conjunto articulado de fenómenos, de prácticas y de acciones. Las características vigentes de la realidad social afectan las distintas realidades que la integran. Y, por ende, afecta la educación superior en tanto que es una realidad, parte de este conjunto de fenómenos, en concreto afecta los aprendizajes, pues las formas tradicionales en ocasiones chocan con las exigencias emergentes.

¿Cuál debe ser el nuevo rol del docente universitario que facilite una formación integral del estudiante y que responda a las nuevas formas de aprendizaje?

En primer lugar, los profesores universitarios deben tener un rol de profesores investigadores. Significa que el profesor universitario debe estar en formación continua. Debe estar en una actualización profesional constante, que contribuya en un cambio de visión y en el deseo de superación.

Las transformaciones constantes de la realidad, exige a los docentes ser profesores investigadores, esto les facilita educar creando, indagando y descubriendo junto con los alumnos. Estar constantemente actualizándose en los nuevos conocimientos que se generan en su disciplina con sus particularidades.

En segundo lugar, los profesores universitarios deben ser lectores del entorno y de las peculiaridades de los estudiantes, deben ser encargados de profundizar la realidad, con métodos interpretativos y recursos de aprendizaje pertinentes y con las competencias básicas.

Deben ser capases de escanear el entorno y transformar las necesidades personales y sociales en oportunidades de aprendizaje. Debe tener la capacidad de enjuiciar la realidad histórica, caracterizarla y relacionarla con los problemas globales, esta capacidad ayudaría a tener claridad acerca de los cambios permanentes en la educación.

La realidad actual demanda profesores “con pies locales y mentes globales”, capaces de problematizar la realidad, de ver los rasgos de sus estudiantes y ofrecer soluciones pertinentes al proceso de aprendizaje.

Tercero, deber ser innovador y ético. La innovación aquí la entendemos como la capacidad de crear ideas nuevas generadoras de cambios positivos en beneficio de la academia y del entorno social, es decir, entendida como poder racional para cambiar y mejorar la calidad de la educación. Los profesores deben ser creadores de nuevas ideas conceptuales y trasformadoras.

 Cuando hablamos de profesores éticos, nos referimos al compromiso de comprometer las reflexiones en la construcción de ciudadanos honestos, críticos, tolerantes. Son líneas que guían el proceso eficaz para provocar efectos de calidad, profesores con un alto grado de preparación académica y compromiso social.

Cuarto, los docentes universitarios, deben tener capacidad para el trabajo en equipo e interactuar con los estudiantes. Un principio del trabajo en equipo, es la conducción colectiva y la responsabilidad individual, cuando se planifica y decide en conjunto, la resolución del problema es participativa, y a la vez aviva la responsabilidad individual, Además, el trabajo en equipo nos permite establecer relaciones más auténticas, fomenta el compañerismo, crea cohesión y sentido de pertenencia a la institución y se es más transparente. Asimismo, el docente debe fomentar el diálogo e interactuar con los estudiantes.

Quinto, El profesor universitario, debe tener conocimientos psicopedagógicos, didácticos y metodológicos, debe tener un conocimiento y dominio teórico y práctico de la psicopedagogía para entender los problemas pedagógicos y personales del escolar. Asimismo, debe ser especialista, con conocimientos teóricos y prácticos de las metodologías actuales para ser más efectivos en el proceso de enseñanza.

  Max Weber decía que un profesor universitario debería tener por lo menos cuatro requisitos: conocimiento necesario de la disciplina que imparte, adecuada formación pedagógica, pasión y vocación por la enseñanza. Y yo le agregaría compasión académica, es decir, capacidad para sentir los límites del saber del estudiante y estimularlos para alcanzar mejores resultados académicos.

Ciertamente, la docencia universitaria no puede ser una acción accidental, sino vocacional, es necesario, si se quiere brindar una educación de calidad, proporcionar, principal importancia a la formación del docente. Es importante que el profesional de educación sea formando en competencias. Entendida esta como la capacidad y disposición para el desempeño y para la interpretación.

En fin, un docente universitario en la era del conocimiento debe ser: un docente que investigue, que tenga la capacidad de enjuiciar el entorno, que tenga la capacidad de innovar y que tenga dominios de las nuevas tecnologías, con conocimientos psicopedagógicos, didácticos y metodológicos. Todo esto es necesario, pero además el docente universitario debe ser, sobre todo, probo, es decir, moralmente sano y experimentado.  



*Investigador y catedrático de la Universidad Luterana Salvadoreña

Visto 625 veces Modificado por última vez en Lunes, 19 Junio 2017 14:54

Artículos relacionados (por etiqueta)