Martes, 13 Diciembre 2022 00:00

Opinión | Soy estudiante de la Universidad Luterana Salvadoreña

Valora este artículo
(5 votos)

 

 

Sulma Estela Granados Noyola

Estudiante Licenciatura en Contaduría -ULS-

Retomado de lapaztime.com

 

El fin de año es ideal para reflexionar. El ingreso a la Universidad Luterana Salvadoreña tuvo para mí varios retos: otro tipo de relación con los maestros; nuevos compañeros con los que amplié mis inquietudes culturales; un mayor compromiso personal con el estudio. En estos meses en la ULS descubrí que el punto central de la vida universitaria, el que más me preocupa, es cumplir con calidad las exigencias académicas, aunque eso haya significado no comer, dormir, descansar, o sufrir descargas enormes de estrés, lo que se oye difícil, pero ha sido una gran satisfacción sufrirlo. Junto al proceso de socialización con estudiantes provenientes de otros lugares con diferentes estilos de vida estamos aprendiendo a construir nuestro futuro y el futuro del país. En estos meses críticos de transición educativa, los maestros han sido esenciales para madurar y cambiar constantemente y hacer cambiar la vida de los sectores más vulnerables del país, y eso está significando un crecimiento personal compartido.

 

En el proceso personal de adaptación a la vida universitaria, han influido varios factores como el ambiente amigable de la ULS, el lugar físico, el personal docente y administrativo, los familiares, aunados al interés, la motivación, la personalidad, los estilos de vida, la cultura, las expectativas sobre la institución y la carrera que elegí, y fueron críticos los primeros días de ingreso a la Universidad.

 

Para mí, el proceso de adaptación a la ULS se fundió con la vocación, en especial cuando voy obteniendo los resultados académicos esperados que me han permitido forjar habilidades y aptitudes con el fin de facilitar la solución de problemas de aprendizaje. Estos problemas me han llevado a preguntarme: ¿Me siento bien para continuar? ¿Tengo vocación? ¿Estoy en el lugar adecuado? ¿Cuáles son los problemas que tengo que enfrentar? ¿Soy buena estudiante? En ese proceso, lo emocional ha sido vital, pero mis maestros han sido un gran apoyo para evadir el nerviosismo, la angustia y el miedo a fallar.

 

Al final del ciclo puedo decir que tengo claras mis tareas como estudiante:

1. Adquirir los conocimientos básicos: desarrollar habilidades intelectuales, de relaciones sociales y personales que faciliten mi adaptación.

 

2. Manejar las emociones: Capacidad para aprender a reconocer y controlar en forma eficaz los sentimientos solidarios para aportarle al país, sabiendo cómo, cuándo, dónde y con quiénes se pueden decir, hacer y expresar determinados comportamientos.

 

3. Lograr la autonomía: es decir aprender a vivir y tomar decisiones sin la presencia de mis padres y maestros, y actuar de forma independiente sin dejar de ser solidaria.

 

4. Construir mi identidad sociocultural: reconocer mis características como profesional y ciudadana comprometida.

 

5. Potenciar mis relaciones interpersonales: tener la capacidad de ser más espontanea, amistosa y confiada con mis compañeros y maestros.

 

6. Definir propósitos: tener mayor claridad sobre mis aspiraciones intelectuales y profesionales estableciendo metas e intereses en mi vida.

 

7. Trabajar por la integridad: consolidar mis creencias y valores para que sean una guía del comportamiento individual.

 

En definitiva, haber ingresado a la ULS fue la mejor decisión que pude tomar y me lleva a invitar a otros estudiantes a que hagan lo mismo.

Visto 607 veces